Saltar al contenido

Ante la destitución arbitraria del Cronista Oficial del Municipio Maracaibo

A la opinión pública regional a favor del Dr. J. Portillo

A la opinión pública regional

LA ACADEMIA DE HISTORIA DEL ESTADO ZULIA

Ante la destitución arbitraria del Cronista Oficial del Municipio Maracaibo, Dr. Julio Portillo Fuenmayor, expresamos nuestra posición institucional:

La Academia de Historia del Estado Zulia rechaza rotundamente la destitución del CRONISTA DE LA CIUDAD DE MARACAIBO, Dr. Julio Portillo Fuenmayor; hecho que consideramos  un acto contrario a la razón, la justicia y las leyes, tan solo por una decisión caprichosa de un funcionario público. Sobre todo por tratarse del Dr. Julio Portillo Fuenmayor, miembro de número de la Academia de Historia del Estado Zulia, ocupando el Sillón No. 1º  y su presidente durante el período 2009-2011. Además por tratarse de los relevantes méritos que reviste su personalidad, como un zulianista a carta cabal nacido en esta tierra bendita, tanto por sus acciones como por su obra escrita. Su elección como cronista por un jurado competente era ratificar lo que ya venía haciendo. Su primer libro versó sobre un estudio de las “Gárgolas de Maracaibo” donde destacó la presencia en la arquitectura civil, de ese elemento en las casas del Maracaibo de principios de siglo. Realizó la recopilación de 56 discursos de 42 autores, conjuntamente con Nerio Rincón Pirela, en un libro titulado “Momentos solemnes del Zulia en el siglo XX”, el cual constituyó una verdadera antología de la elocuencia en la región zuliana. De la misma manera, publicó una obra titulada “La faz de Urdaneta”, iconografía del héroe zuliano, donde dio a conocer un interesante daguerrotipo del prócer, prácticamente la única fotografía que se conoce de este general de la independencia. Su obra sobre el pintor zuliano Manuel Puchi Fonseca con el título “Cuando el arte se hace pasión”, en coautoría con Norka Valladares, reveló documentos de los archivos de ese artista que eran desconocidos, además de rescatar y restaurar la obra “El último beso” y sobre todo, dejó esclarecido para la historia regional el hecho de que el diseño del Escudo del Zulia pertenece a Puchi Fonseca. En su libro “El glorioso ayer” se recuperaron casi 287 fotografías desde 1870 hasta 1935 sobre la ciudad de Maracaibo, un auténtico aporte a la historia de la ciudad, cuyos originales pertenecen a coleccionistas privados, archivos y otras instituciones, donde se demostró la tesonera labor de 33 fotógrafos catalogados por temas y la fotografía fue reunida con un material literario importante para la memoria del país; la aceptación de este libro, originó tres ediciones consecutivas. La reedición de su primera obra en 1994, volvió a llamar el interés por las “gárgolas”, elemento de la arquitectura tradicional marabina, que según Humberto González es la primera investigación sobre el tema en América Latina. Ha sido curador de la obra en dos tomos “Diccionario General del Zulia”, surgida de los archivos de la Fundación Centro de Investigaciones “Agustín Millares Carlo” (FUNDAMIC). Fue director del Museo Arquidiocesano de Maracaibo, el cual restauró. Secretario Ejecutivo de la Junta Conmemorativa del Centenario del Nacimiento del Polígrafo Rafael María Baralt (2010), siendo el orador principal en las ciudades de Bogotá, Santo Domingo y Maracaibo. Considerado un orador elocuente y emotivo, así como encendido a la hora de reclamar con justicia los derechos del Zulia, fue orador de orden en el día de la ciudad de Maracaibo en dos ocasiones (2015 y 2017) y en múltiples intervenciones conmemorativas. Ha llevado el busto escultórico del general Rafael Urdaneta, máximo héroe del Zulia a Ciudad Bolívar y la estatua pedestre de Baralt a las ciudades de Caracas y Santo Domingo. Fue designado por la Academia de Historia del Estado Zulia, presidente de la Comisión para la Celebración del Bicentenario de la Declaración de Independencia de Maracaibo (2018-2021).

Al expresar la Academia de Historia del Estado Zulia, esta preocupación, lo hacemos no solamente en el legítimo derecho de nuestras atribuciones establecidas en los instrumentos normativos que nos rigen, sino igualmente convencidos que las futuras generaciones no nos perdonarían el hecho de no haber asumido posiciones categóricas ante los actos arbitrarios del gobierno  sea local, regional o nacional, llegando a reformar reglamentos,  ordenanzas y demás leyes para dar rienda suelta a sus pretensiones, como aquel gobernante de principios del siglo XX en Venezuela, que reformaba la constitución nacional las veces que quisiera  para que se ejecutara plenamente su voluntad.

Maracaibo, 7  de septiembre de 2019.

POR LA JUNTA DIRECTIVA

Jesús Ángel Semprún Parra                                  Juan Carlos Morales Manzur

Presidente                                                               Vicepresidente

Édixon Ochoa Barrientos                                     Reyber Parra Contreras

Secretario de Actas                                               Tesorero

                                               Ada Ferrer Pérez

                                               Bibliotecaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: